Mandar un buen correo será un gran recurso que puedes utilizar en el trabajo.

¿Qué y cómo mandar un buen correo (email) en el trabajo?

Por Luis Rodríguez

¿Email? ¿Arte? Como que esas dos palabras no tienen mucha relación. El email casi ni se usa, solo son anuncios, ofertas o newsletters que la verdad casi ni pelo.

O al menos eso es lo que diría un estudiante, porque en el trabajo y en la vida adulta, el email es todo lo contrario.

En el trabajo un correo puede significar muchas cosas, desde un aviso o una petición para enviar archivos, hasta un regaño o un motivo de despido. Los correos electrónicos son evidencias, se quedan guardados, es por eso que se deben conocer sus elementos para saber manejarlo, dominarlo y ser un maestro del email.

Grábate esto: En la vida laboral, el email es la herramienta de comunicación por excelencia. Y mandar un buen correo, es un arte.

El email sirve para dar información precisa, que quede en evidencia y que ayude a potenciar el perfil dentro del trabajo. Una persona puede llegar a recibir cientos de correos electrónicos por día y es probable que también tenga que enviar muchos más diariamente, esto puede ahorrar mucho tiempo o puede llegar a quitarlo. Conocer a tus audiencias también es muy importante, puedes mandar y recibir correos con tus jefes, compañeros, clientes, etc. Todo esto desde una herramienta digital que sí puede llegar a tener su cierto grado de complejidad.

Más allá de los tecnicismos y términos que escucharás (y que son importantísimos) a la hora de mandar correos, tales como CC o CCO, es de vital importancia hacer que el email sea efectivo. ¿Cómo se logra esto? Por cierto hablamos de esto en uno de nuestros episodios del Podcast.

Primero fíjate en el título, quizás esta sea la parte más importante de todas. Este tiene que ser preciso y decirte qué es lo que se necesita en una oración de 8 palabras.

En el cuerpo del correo no se debe olvidar el saludo y presentación, que sean amigables. Un “espero que te encuentres bien” nunca falla.

Inmediatamente después del saludo tienes que ir al objetivo del correo. Puedes dejar 1 o 2 líneas de saludo y después pasarte de inmediato a lo que mencionaste en el título. Recuerda que el email debe de leerse rápido, una persona no debe de tardar más de 2 minutos en procesar la información.

Después, el accionable. No solo plantees el problema, sino ¿Qué es lo que buscas? ¿Cuáles son los siguientes pasos? ¿Qué es lo que propones? Describe la acción necesaria que quieras que se realice.

Por último, la despedida: Saludos, Gracias, Quedo al pendiente, etc. Aquí se coloca tu firma para darle un cierre formal al correo.

Recuerda que un correo electrónico no es lo mismo que un Whatsapp, no utilices el mismo grado de informalidad que se usa en esa plataforma de mensajería. Y la ortografía, la bendita ortografía cuídala mucho, pues tener errores equivale a un pecado.