4 razones por las que es difícil innovar

Por César Cossío

Innovar, una palabra que suena tan bien, hasta que de repente nos toca aplicarla y ya de pronto no nos gusta tanto, se nos dificulta que se convierta en acción o incluso tenemos nuestras locas teorías que nunca logramos realmente innovar con algo, que todo es una copia de alguna otra cosa y no es realmente original o único, ¿te identificas?

Muchos emprendedores, jefes, maestros, alumnos y ponle tú el nombre que quieras, suelen tener problemas para llevar la innovación a la acción, ya sea por falta de un proceso que guíe, falta de presupuesto, falta de conocimientos técnicos para el desarrollo, o incluso falta de creatividad…

Pero también existen esas barreras, prejuicios mentales o actitudes que tenemos y que no permiten que nos pongamos en un proceso de creación, por lo tanto aquí les dejamos una lista que Entrepreneur recopiló de cuestiones que no nos dejan innovar:

La innovación es muy costosa – ¿Creemos esto? Por supuesto que no, nos sorprenderíamos como es más una cuestión de hábito y cultura que realmente de inversión monetaria, sino vean como los más chiquitos crean cosas más revolucionarias que los grandes, no es una cuestión de mayor dinero.

  1. No somos lo suficientemente grandes – Falsa, sino vean como las startups del mundo están siendo más innovadoras que las grandes empresas, ¿por qué? por la flexibilidad que tienen, la libertad creativa, la misma cultura organizacional que permite experimentar…y equivocarse.
  2. La innovación no es muy relevante en mi sector – ¡¿Qué?! ¿Qué no es relevante? Debemos estar bromeando, prácticamente los grandes casos de éxito y ahora grandes empresas se distinguen por un componente único en su propuesta de valor que los hace resaltar ante los demás, si no pónganse a pensar porque van a tal restaurante en vez de otro, o porque compran determinada marca de celular en vez de la otra.
  3. No involucro a todo el equipo – Por supuesto que es una razón de fracaso, la creatividad se da mejor ante la diversidad de ideas y antecedentes, por eso los grupos multidisciplinarios no son moda, es toda una estrategia que robustece el proceso de generación de propuestas; a la otra recuerden, tengan siempre al ingeniero, diseñador, creativo e incluso un descabellado soñador.
  4. No celebro la innovación – Es básicamente como meter gol y fingir que nada paso, por supuesto que es motivo de celebración, son pequeñas victorias de la empresa que llevan a una más grande, hacía un objetivo mayor, recuerda que lo importante no es ganar un partido, sino llevarte la copa a casa.

Y tú, ¿tienes alguna razón más por la que no innovamos? ¿Qué haces para estimularla en dónde estás?

Si te interesa conocer más sobre la innovación, puedes acceder a nuestro curso Básicos de la innovación para el trabajo en donde aprenderás más sobre la innovación y cómo aplicarlo en tu empresa.